Bienvenido Otoño

Recién estrenado el otoño es un buen momento para hacer una dieta depurativa, en nuestro día a día es complicado, pero debemos intentar mantener un cuerpo sano, es nuestra responsabilidad y además cara al invierno y a las bajas temperaturas nuestro cuerpo nos lo agradecerá.
No se trata de hacer una dieta estricta, pero si ayudarnos a que los alimentos que ingerimos sean lo más beneficioso posible a nuestro organismo.
Lo ideal sería una dieta de 10 días (es el tiempo que tarda el organismo en cambiar el plasma sanguíneo), para notar un cambio rápido, pero no vamos a forzar. Si conviene eliminar los alimentos extremos, tanto expansivos como contractivos. El cuerpo necesita limpiarse, pero también remineralizarse, no se trata de estar a dieta, sino de incorporar alimentos que nutran nuestro cuerpo y que no le llene de toxinas.
Si has abusado mucho del frio, este verano, sobre todo de los helados y cosas frías tu cuerpo va a querer eliminarlo y lo hará a través de constipados y enfriamientos, y te lo hará pasar bastante mal.
La forma más idónea para Hipócrates (el padre de la medicina) para armonizar con la naturaleza es a través de la dieta. Una dieta debe tener un valor depurativo, antitóxico y alcalinizante. Pero no me voy a meter en dietas estrictas.
Por la mañana, nada más levantarte, agua templada con medio limón o 1 gotita de aceite esencial de limón si no tienes mucho tiempo te ayudara a limpiar intestinos y a empezar a alcalinizar tu cuerpo.
Intenta eliminar todo lo que puedas el café y el té (cafeína y teína) y ayudarte de infusiones que sean depurativas y drenantes de hígado y riñón (diente de león, cardo mariano, cola de caballo), pero sin abusar. Si necesitas algo que te mantenga alerta y te espabile puedes optar por inhalar aceites esenciales, (es todo un mundo por descubrir los aceites esenciales) como el abeto negro, pino silvestre, árbol del té y eucalipto radiata.
Buena idea sería eliminar por un tiempo, los azucares y los lácteos todo lo que puedas la harina refinada, los productos procesados e industrializados, tu cuerpo lo agradecerá. Consumir sopa de verduras de temporada, descubrir los cereales (no sólo existe el trigo). Necesitamos proteína, pero ésta no sólo sale de la carne y el pescado, las legumbres, sin abusar son una buena opción, acompañadas de verduras de temporada y cereales.
La dieta macrobiótica y el Ayurveda tiene recetas muy sabrosas y digestivas, hay todo un mundo por descubrir. Pero no intentes todo de golpe, lo ideal sería incorporar pequeños hábitos a tu vida diaria y eso hará que tu cuerpo se sienta mucho mejor.
Namaste.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *