Ciprés

Cuenta la leyenda, que un joven amante del Dios Apolo llamado Cyparisso (ciprés en griego) mató por error con su jabalina a un ciervo sagrado, que era venerado por las ninfas del bosque y que era su mejor compañía. Su dolor fue tan grande que le pidió que le permitiera llorarlo para siempre. Apolo aceptó su suplica y le transformó en Ciprés, (árbol relacionado con el duelo por los seres queridos), para darle la paz eterna.

Ciprés representa la resurrección y la transformación psicológica y es símbolo de inmortalidad.

Ciprés

El ciprés formó parte del arca de Noé y nos recuerda en silencio los orígenes de la vida y el sentido de la muerte.
En aceite esencial se utiliza para activar el 7 chakra o corona. Se dice que es un árbol que conecta la tierra con el cielo.

En aceite esencial es incoloro y tiene una calidad de madera y nuez con un toque de especia. Su fragancia es más bien masculina. El aceite esencial se puede aplicar tópicamente para darle al cuerpo un impulso de ánimo positivo. Es beneficioso para la eliminación de líquidos, es bueno para las hemorroides, varices y piel grasa y está comprobado su valor en los trastornos menopaúsicos y menstruales. Es sedante de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso. Beneficioso en el sistema respiratorio, antiespasmódico.

Se usa como tratamiento antiséptico, para las vías respiratorias y como depurador. Este poderoso aceite esencial es valorado por su capacidad para combatir infecciones, ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y trabaja como estimulante que alivia el nerviosismo y la ansiedad.

Los aceites esenciales penetran en el cuerpo por vía tópica (a través de la piel), por inhalación y por vía oral. Pero siempre y ante todo hay que tener mucha precaución, los aceites esenciales son sustancias muy concentradas. Conviene consultar con un experto antes de tomar la iniciativa de usarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *